Ariel Food & Travel
Opinión Portada

La mítica Habana

 

# Lady Viajes
Por Lili Arreola

 

Tenía curiosidad por conocer la Habana desde mucho tiempo atrás sin embargo se me presentaban otros destinos, fue cuando vi que Fidel Castro ya estaba muy mayor y quería conocer Cuba antes de que él muriera, pues algo me decía que a su muerte las cosas iban a cambiar.

Fue así que decidí ir a La Habana, tomé el vuelo a Ciudad de México, hice una escala y después de tres horas más ya estaba en la Habana, en el Aeropuerto José Martí, las maletas no llegaron y más tarde tuve que regresar por ellas, esa fue la primera peripecia de este viaje inolvidable.

Al llegar a la isla de inmediato sentí el calor caribeño y puede apreciar su hermosa vegetación. Me quedé en un hotel que fue muy lujoso en los años 50, pero obvio ya un poco deteriorado como muchos edificios de la capital cubana.

Llegar a Cuba es viajar en el tiempo pues ves autos de los años 50´s algunos espectaculares porque funcionan como taxis o dan recorridos en ellos y otros que caminan por suerte, según registros hay 70 mil autos antiguos en la isla y algunos están valuados hasta en 50 mil dólares muchos funcionan gracias al ingenio cubano. También puedes ver carros de los años 70 que fue la época en que la Unión Soviética apoyaba a Cuba.

La primera noche cubana

Después de hospedarme en el hotel bajé a cenar algo, para mi sorpresa el restaurante del hotel no tenía mucho que ofrecer, entonces decidí salir, comí un pollo frito y fue ahí que me quedó claro la austeridad con la que viven los cubanos, no había servilletas, ni desechables por lo que tenías que ingeniártelas para comer.

Eso no me limitó, caminé por el malecón y sentía la fresca brisa de una noche calurosa, el taxista me informó que podía salir sin temor pues los turistas eran prácticamente intocables pues si un cubano los robaba se metía en un grave problema legal.

Yo conocía personas que ya habían visitado Cuba por lo que me aconsejaron que en lugar de dar propinas en efectivo les diera cosas, así que me llevé pasta de dientes, galletas, jabones y pinturas de uñas lo que volvía locas a las mujeres. Los cubanos te piden todo tus zapatos, tu ropa, lo que les puedas dar pues todo es muy difícil de conseguir en la isla.

Empieza la aventura por la Habana

No llevaba un tour establecido por lo que tomé el turibús que es un autobús que te lleva por los principales atractivos turísticos de La Habana, pero corrí con mala suerte pues a la mitad del recorrido el turibús se descompuso algo muy común en Cuba y tuve que continuar a pie y en taxi, pero eso no disminuyó mi interés por conocer la tan anhelada Habana.

La arquitectura colonial española en el centro de la Habana Vieja del siglo XVI incluye el Castillo de la Fuerza Real, un fuerte y un museo marítimo. El edificio del Capitolio Nacional es un monumento icónico de la década de 1920. En la Habana Vieja también se encuentra la catedral barroca de San Cristóbal y la Plaza Vieja, cuyos edificios reflejan la dinámica mezcla arquitectónica de la ciudad.

La Plaza de la Revolución

Es una plaza pública de la ciudad una de las más grandes del mundo con 72 mil metros cuadrados.

Fue creada en tiempos del presidente Fulgencio Batista  y originalmente se le llamó plaza Cívica, aunque su fama internacional comienza con la Revolución Cubana. En ella podemos encontrar el monumento de José Martí que es el más alto de la ciudad y de frente tenemos el Ministerio del Interior con la conocida imagen del Che Guevara que dice «Hasta la victoria siempre». A unos pasos de ahí encontraras el Museo de la Revolución donde te podrás empapar de este tema, una visita muy interesante y recomendada.

Hotel Nacional de Cuba

Inaugurado el 30 de diciembre de 1930, es uno de los hoteles más clásicos, históricos y emblemáticos de La Habana. Su lujo, elegancia, distinción y servicios de primera clase se mantienen intactos después de seis décadas de liderazgo respetado en la industria hotelera cubana. Si no te hospedas ahí te sugiero que lo visites puedes tomarte un daiquiri que es el coctel cubano por excelencia cuyo ingrediente principal es el ron.

Entrar a este hotel es vivir el glamour de la antigua Habana, en él se han hospedado celebridades como María Félix, Agustín Lara, Jorge Negrete y en fechas recientes Barack Obama, ex presidente de Estados Unidos, por citar algunos.

Universidad de La Habana

Los cubanos por lo regular cuentan con grados académicos altos por lo que la Universidad de La Habana es reconocida y el 30% de sus estudiantes son extranjeros de acuerdo a la información que nos proporcionó el guía local.

 

La calle de las embajadas

En ella encontraras embajadas de muchas partes del mundo sin faltar la mexicana, cabe mencionar que el edificio de la embajada rusa es espectacular y es común ver a los diplomáticos manejar automóviles de reciente modelo que su país les brinda, pues en Cuba no los conseguirían.

La visita obligada al Tropicana

Es un famoso cabaret creado en 1939, en la zona de Marianao, concretamente en el municipio Playa, aquí por las noche bajo las estrellas puedes disfrutar de un gran espectáculo musical con un derroche impresionante de bailarines mostrándote la alegría y lo colorido de la isla, 200 artistas en escena con sus vestuarios exóticos, me comentaba el chofer que el precio no es accesible para los cubanos, que ahí acuden solo turistas que pueden pagar puedes asistir y solo mirar el show o puedes comprar el boleto que te incluye el espectáculo y la cena así que una vez más volví a comer pollo frito pero acompañado de unos daiquiris. Las entradas se pueden conseguir en diferentes agencias de turismo que hay por toda la ciudad.

Aseguran que bastantes artistas cubanos reconocidos actualmente han salido del Tropicana, si vas a la Habana como una sugerencia no te puedes perder este espectáculo que despertará tus sentidos.

 

La Bodeguita del Medio

Es un típico restaurante y uno de los grandes lugares turísticos de la ciudad, por donde han pasado numerosos visitantes, desde escritores a políticos. Muchos de ellos han dejado su huella en el local mediante algún recuerdo, fotos, objetos o grafitis en sus paredes.

En sus salas se puede disfrutar del ambiente típico cubano, con su gastronomía, sus tabacos y su música; que recogen toda la esencia de la tradición.

De compras por la Habana

Sus suvenirs casi todos son artesanales hechos a mano con materiales reciclados, pero con mucho ingenio. Las compras tradicionales son guayaberas de todo tipo, puros y muñecas de tela. En la  Habana no encontraras tiendas internacionales de marcas reconocidas.

Varadero

Por lo regular cuando compras un paquete a la Habana va incluido Varadero es una ciudad balneario popular que  abarca la estrecha península de Hicacos en Cuba. A lo largo de la costa del Atlántico, hay una hilera de hoteles y complejos de spa con todo incluido y un campo de golf.

Varadero está a unas cuantas horas por auto de la Habana su playa es deliciosa y es un lugar que no te puedes perder para pasar unos días de relax viendo sus hermosos paisajes caribeños y tomando daiquiris y mojitos en un camastro frente a la playa.

Nosotros nos hospedamos en una cadena de hoteles españoles llamados Melia, el trato es de lo mejor, la comida exquisita 100% recomendado y nada te falta. Si vas a la Habana y te quieres relajar no olvides visitar Varadero y darte un masaje frente a la playa será una buena experiencia relajante e inolvidable.

Curiosidades cubanas

Yo ya había escuchado que cuando llegas a Cuba te sientes estrella de cine porque te quieren conquistar amorosamente en mi caso meseros, taxistas y hasta en la calle los hombres trataban de entablar conversación con otros fines, al principio te sientes especial pero obvio te percatas de lo que quieren es tu dinero o algo que les puedas regalar, así que no te ilusiones ten cuidado cuando vayas a Cuba.

Si aún no conoces Cuba te sugiero que vayas con una mentalidad abierta pues muchas cosas se descomponen porque son muy antiguas como las computadoras, automóviles, aires acondicionados y cajeros automáticos, entre otros.

Las personas en Cuba cuentan con un excelente nivel de educación y cultura es común encontrar meseros, taxistas con doctorados, sin embargo no todos pueden ejercer su profesión por falta de oportunidades, debemos recordar que hay excelentes médicos, bailarines, cantantes cubanos.

La música es algo especial en Cuba y se escucha por doquier, el cubano es amable, alegre y buen anfitrión, el turista es muy bien recibido en Cuba pues es uno de sus mayores ingresos económicos así que te tratan como reina o rey.

En la Habana disfrutarás de un paisaje limpio y natural pues allá no hay grandes espectaculares de eventos artísticos, productos o noticieros.

Los productos comerciales no son de marcas trasnacionales como las que cotidianamente estamos impuestos a ver, recuerdo que el refresco en lugar de ser la clásica coca cola es tu cola y también tienen tu cola light. Algunos productos son de origen español.

Los que profesan una religión es la católica, en el 2015 el Papa Francisco visitó Cuba y fue recibido por Raúl Castro, entonces sucesor de Fidel Castro. También la práctica de la santería es muy realizada en la isla que es el culto propio de los afrocubanos, cuyos antepasados fueron esclavizados durante la época colonial. Forma parte del grupo de religiones afroamericanas.

 

Tips de Viaje

  • Visa: Los mexicanos debemos mostrar nuestro pasaporte al entrar. Cuando ingresas a Cuba no te sellan el pasaporte si no que te dan una pequeña hoja con el sello de tal manera que no quede en tu pasaporte registrada tu visita para evitarte algún problema por cuestiones políticas.
  • Moneda: Hay dos monedas el CUC que es la utilizada por los turistas y la moneda nacional que es la que usan los cubanos. Te sugiero que lleves pesos mexicanos y los cambies directamente a CUC pues si llevas dólares las comisiones son muy altas cuando dejes Cuba y si te sobro dinero cubano lo debes de cambiar pues al dejar la isla ese dinero ya no tiene valor.
  • Yo no use tarjetas de crédito todo lo pague en efectivo. Encontrar un cajero es una tarea complicada y los puedes encontrar en lugares de turismo internacional como el Hotel Nacional.
  • Idioma Oficial: Español
  • Hora: 3 horas de diferencia hacia adelante en relación a la hora del Pacífico.

 

Después de sorprenderme con todo lo que Cuba tiene para ofrecer al turismo recuerdo que llegue al aeropuerto y mis maletas tenían las pegatinas del vuelo anterior la chica del aeropuerto me pidió que se las quitara pero estaban muy pegadas y le dije por favor préstame unas tijeras a lo que ella me respondió no olvides que estas en Cuba aquí no tenemos eso por última vez confirme lo precario de su situación.

 

Por último fui al sanitario una niña me dio una toalla de papel para secar mis manos y le dije nena ya no traigo dinero pero te puedo regalar goma de mascar, hubieran visto la cara de sorpresa de la niña como me lo agradeció, me dijo que nunca había masticado chicle en su vida, que jamás lo olvidaría al salir del sanitario, ella corrió con sus padres les mostró lo que le había regalado como propina y de pronto la vi rodeada de personas a los que ella les regalaba un chicle, eso me conmovió hasta las lágrimas y di gracias a Dios por todo lo que tenemos en México.

Cuba rompió algunos paradigmas en mí, con gusto volvería a la isla para ver si las cosas han cambiado un poco con la muerte de Fidel Castro, y obvio, esta vez llevaría más regalos para compartir.

 

La autora es Lic. en Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC)

Viajera apasionada

Consultora de viajes privados

relacionespublicas1974@gmail.com

Instagram

Liliana Arreola

 

Si deseas una asesoría sobre viajes o adquirir un paquete a cualquier lugar del mundo, no dudes en contactarme con gusto compartiré contigo mis experiencias por el mundo.

Otras publicaciones

Nueva York… 20 Años después

Ariel Montoya

La sorprendente Lisboa

Ariel Montoya

Aerolíneas cancelan más de 5 mil vuelos en EU

Ariel Montoya

Policía Turística de la CDMX es reconocida con el Premio World Tourism Hero Award

Ariel Montoya

Santa Cruz… mi refugio

Ariel Montoya

Conoce la receta y el origen de la ensalada César

Ariel Montoya